La sensación del color

LOS COLORES CÁLIDOS, como los rojos, amarillos y anaranjados, dan sensación de movimiento, vitalidad y energía. Transmiten calidez y estimulan emocionalmente.
LOS COLORES FRÍOS, como los azules, violetas, azulados y verdosos, crean un clima apacible, de reposo y tranquilidad.
LOS COLORES NEUTROS, como los grises y beiges, transmiten una refinada sobriedad, clásica y elegante.

La intensidad del color

LOS COLORES CLAROS: reflejan más luz y hacen que las cosas parezcan más grandes pero más etéreas. Producen la sensación de que las cosas se encuentran más lejos, y que el espacio es más amplio.
LOS COLORES OSCUROS: absorben la luz y hacen que las cosas parezcan más pequeñas y más cercanas. En superficies grandes pueden resultar agobiantes.
LOS COLORES BRILLANTES: dan apariencia de mayor tamaño, atraen la vista y pueden usarse para distraer la atención. Aplicados en grandes superficies pueden producir confusión o distracción.

Elección del color

La enorme variedad de calidades y colores de pinturas disponibles ofrece posibilidades infinitas. Todo se reduce a encontrar un producto que se adapte perfectamente a la superficie que se pretende decorar. En la decoración, la pintura es la técnica de usar los colores a fin de enfatizar los mejores rasgos de un lugar o un objeto.

Cuadros de Pintura

Cuadros de Pinturas

El predominio del blanco en todas las superficies permite destacar el diseño y los materiales de algunas piezas relevantes. Así, en el comedor, destaca una gran mesa en ónix y ágata, diseño de Valenti. Las sillas se han tapizado completamente con tela de algodón, buscando simplemente el predominio de su diseño. Junto con las plantas de interior, encontramos algunos elementos que aportan pequeños apuntes de color. El cuadro de pintura naifde un pintor haitiano es un buen ejemplo de ello.

Barniz

Barniz

Los barnices y aceites protegen la madera de exterior, repelen el agua y dejan transpirar el vapor de agua del interior de la madera, además de proporcionar una extraordinaria resistencia a la intemperie, a los hongos y otros parásitos propios de este material.

Obras pintura

Obras pintura

Todavía no se nos han revelado todas las formas visibles. El trabajo propio del artista consistiría en concebir la forma de venir del cosmos, combinar de manera diferente las propiedades de lo visible, sobrepasar así los límites de esta tarea de creación del mundo, reconociendo para su génesis una duración continuada. Hay una lógica de la visión que se cuestiona en la imagen pintada: los medios plásticos y las reglas de su construcción originan los organismos. Esta misma dinámica marca las primeras creaciones de Vicente Castellano, una obra con múltiples facetas que, sin embargo, se percibe como unitaria sus imágenes representan algo, pero no representan nada relacionado con una experiencia común, aquella que organiza lo visible como un espectáculo de objetos que podemos identificar. El pintor trabaja para revelar el sentido.

Cuadros

Cuadros

Sus primeras obras abstractas no son trabajos preparatorios, esbozos o borradores de lienzos venideros, aunque nos aclaren en este sentido la génesis de sus cuadros futuros. Un centro vacío, trazos helicoides, grises matizados, verticales interrumpidas: todo esto ya lo encontramos en sus obras de juventud. Las formas geométricas nunca son superficies estables, con bordes rectos y claros. Indican una dirección, en ocasiones, dejan márgenes vacíos o amplios bordes en la parte superior o inferior de la imagen. Al jugar a veces con reminiscencias figurativas, o al utilizar papeles de diferentes calidades, al emplear desgarraduras, o al presentar, en ocasiones una vertical como si se tratara de un costurón, sus dibujos y collages oscilan entre lo recargado, y lo diáfano, entre la transparencia y la opacidad.

Pintura del mar

En la muestra destacan dos sobre esta tragedia contemporánea, una de Ángel Larroque y la otra de Aurelio Arteta.
El mar proporciona otro extenso territorio sobre el que manifestar el triunfo de la modernidad: los buques de vapor avanzan poderosos sobre el oleaje, el submarino Peral es puesto a prueba… Pero el húmedo interior de una escabechería, donde las mujeres realizan su duro trabajo cobrando la mitad que los hombres; o las sardineras que, descalzas, caminan kilómetros y kilómetros del litoral vendiendo su mercancía, muestran la cara oscura de la industria del mar.
En la exposición se exhiben los dos primeros óleos españoles en los que aparece el ferrocarril. Reluciente símbolo del progreso industrial, surca el terreno, modificando el paisaje tradicional.

Pinturas paisajes

Pinturas paisajes

En la Fundación Arte y Tecnología se rueden contemplar desde pinturas que conservan resabios del más rancio costumbrismo influidas por las nuevas corrientes europeas, ensalzan la modernidad frente a lo histórico como antiguo. En las primeras obras, las chimeneas humeantes de las fábricas se abren paso en el paisaje urbano, compitiendo con los campanarios en su conquista del cielo. Los interiores de las bodegas, altos y oscuros, con las luces tamizadas iluminando los toneles, reproducen la atmósfera irreal de las catedrales. Preside los cuadros una belleza diferente para una gente diferente: los nuevos “mecenas” de las artes son ahora los dueños de las factorías, los capitalistas del ferrocarril, las clases industriales.

Cuadros pintura

Cuadros pintura

Los frutos de la revolución industrial penetraron a lo largo del siglo XIX en España y por consigiente repercutieron en las decoraciones de habitaciones, produciendo cambios importantes en la forma de vida de los ciudadanos, en el campo laboral, en la economía, en el paisaje. La exposición “Pintura española en la era industrial 1800-1900” reúne más de 40 obras que reflejan diferentes visiones de esa transformación social. Pérez Villaamil, Eugenio Lucas, Fortuny Marsal, Angel Larroque, Rego-yos, Aurelio Arteta, Tellaeche, Cecilio Pía, Zuloaga, Sorolla y Vázquez Díaz son algunos de los más conocidos pintores que acogieron en sus lienzos las nuevas imágenes del progreso industrial.