Gran espejo para el baño

El resto de la superficie se aprovecha para colocar objetos decorativos, entre otros útiles propios del baño. Toda la pared, donde se instala el lavabo y el inodoro, situado junto a la ducha, se ha cubierto con un gran espejo mural que va desde el suelo hasta el techo, de esta manera se consigue una ampliación visual de la anchura del recinto, creando un juego visual realmente atractivo. El segundo problema a resolver por Doble Espacio era la ausencia de luz natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *