Decoración en fachadas e interiores

El rey Gustavo III de Suecia, fascinado por los estilos XVIII francés de Luis XV, los hizo reproducir en la madera de su país pino o abedul presentes hoy en el amoblamiento de la mayoría de las viviendas, que evoca un arte de vivir al natural. Un arte íntimamente vinculado a la textura de la nieve, al sol de medianoche, al blanco del lienzo, todos elementos que transmiten una genuina sensación de calma, como los tonos suaves que colorean fachadas e interiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *