Sistema ideal de iluminar la casa

El torturador que dirigió de pleno su flexo sobre la cara del pobre interrogado, además de inventar el llamado tercer grado, demostró ser un genio en el manejo indebido de la luz. En el cine, los venerados directores de fotografía reciben óscars por sus mejores trabajos gracias a saber colocar, difundir y tamizar luces y sombras. En tono de comedia, en tono dramático, en tono perverso. Siempre con la luz.

Y las pescaderas y verduleras que en los mercados convierten sus dudosas mercancías en frescas preseas, siempre gracias al manejo de la iluminación -según asevera la comentarista de gastronomía Carmen Casas-, no dejan de ser hábiles maestras en su arte. Por más que nunca se haya acabado de entender -quizá por falta de haberse detenido a pensarlo con calma-cúal pueda ser la estrategia del fotón sobre la escama.
Dijo luz e hízose la vida. Dígase luz y lógrese mayor confort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *