La luz, esa buena amiga

No se trata de hacer un recorrido por toda la casa, indicando acá y acullá cómo disponer tales o cuales bombillas. Se han descrito los diferentes tipos de luz y los diversos tipos de fuentes de luz. A través de un unos ejemplos básicos, se han comentado posibles modos de proceder. Sería posible extenderse, como es lógico, hasta el infinito sobre consideraciones técnicas o acerca de perogrulladas de sentido común.

Lo que importa aquí es demostrar que, prestando la debida atención, se puede inventar el modo ideal de iluminar cada entorno privado. Comercialmente, es posible encontrar incluso lámparas halógenas de rosca. La verdad es que se ha avanzado considerablemente en los últimos años. En cualquier caso, lo que determinará la calidad de vida y la eficacia será, en definitiva, el criterio y la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *