Dosis de imaginación

El tratamiento que se le dio a cada una de las salas en el apartado de iluminación fue distinto. De este modo, en el salón se instalaron unos focos empotrados en el techo y unas lámparas de pie de color azul. En el comedor, por contra, se eligió un sistema más original materializado en dos pequeños agujeros en el techo el llamado ojo mágico que iluminan directamente la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *