Una sala comedor con muebles clásicos

Un ficus benjamín limita esta última zona. La conexión, la coherencia armónica de las partes, se logra con el sofá, los pufs y la chaise-longue, y con la unificación de colores: azules y rojos en tapicerías de Gastón y Daniela. La mesa del salón, de mármol travertino y cristal, es de Reforma, al igual que los tibores chinos sobre la mesa. La mesa del comedor, con sobre de cristal ovalado y un pie de mármol en forma de cruz, es también de Reforma, y las sillas victorianas de caoba, de El Desván Loco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *